Pago de los Capellanes Parcela el Nogal

Tempranillo injertado con yemas de nuestro Picón

Presenta a la vista un intenso color morado cardenalicio, con ribetes granates. Capa cerrada típica de la uva Tinto Fino, lágrima densa y abundante.

Los aromas de flores y frutas frescas llenan nuestros sentidos, apareciendo posteriormente los tonos de vainilla, cacao, torrefacto, cuero nuevo, que confirman el buen ensamblaje de la madera con la uva. Tonos de sándalo y especiados, así como tabaco o regaliz dejan un recuerdo agradable y persistente.

La entrada en boca es elegante, carnosa, refrescante al paladar. El avance es potente y complejo y nos deja un postgusto largo, intenso, de uva muy madura y taninos redondos, nobles.

Un vino serio y complejo, que se presenta ahora, pero que le queda larga vida por delante.